viernes, 14 de agosto de 2009



Peter Paul Rubens pintor flamenco, líder de la escuela flamenca del siglo XVII, y considerado como el representante más genuino y completo del estilo barroco. Su influencia fue enorme en la pintura europea, tanto por su amplísima producción como por la difusión de sus diseños mediante grabados. Fue la gran figura del Barroco en la Europa del Norte. Las fuentes lo recuerdan como un gran humanista, un idealista clarividente, hombre reservado y honesto que despreció la actitud arrogante de los poderosos. Tuvo más influencia que Rembrandt a pesar de que a su pintura grandilocuente le falta algo de sinceridad.

En razón de las creencias religiosas de su padre Jan Rubens (1530-1587), abogado calvinista, pasó su primera infancia en la actual Alemania: Siegen y Colonia. En 1589, dos años después de la muerte de su padre, se trasladó con su familia a Amberes donde estudió pintura con tres artistas poco conocidos; uno de ellos, Otto Vaenius (1556-1629), le indujo a realizar el tradicional viaje a Italia, que resultó decisivo para la formación del artista; en Amberes, fue criado y educado en el catolicismo; de hecho, la religión figura de forma prominente en su obra, llegando Rubens a simbolizar por excelencia y en el más alto grado el estilo pictórico del catolicismo, siguiendo las directrices del Concilio de Trento.